jueves, marzo 29, 2012

Quiero reducir la semana laboral remunerada

Llámame cobarde si quieres. Cobarde por no atreverme a explicar cual es la solución a nuestra sociedad del consumo, a nuestra sociedad enferma de dinero, a nuestra sociedad anestesiada por la falta de tiempo.

¿Reducir la jornada laboral? ¡Claro que sí! ¿Ganar menos? ¡Claro que sí! Debemos repartir el trabajo remunerado, debemos recuperar nuestro tiempo para dedicarlo a nuestro tiempo libre, a nuestra autosuficiencia.

Llevo días queriendo escribir sobre el tema. Pero, ¿cómo plantearlo sin que parezca que apoyo las medidas promulgadas por las élites políticas neoliberales? ¿Cómo plantearlo para ser leída y no ser malinterpretada?

Florent Marcellesi introduce en su Blog la idea de New Economics Foundation sobre reducir la semana laboral a 21 horas. La propuesta me parece interesante, aunque yo la planteo desde otro punto de vista.
Continúa

¿Tenemos una alimentación de calidad? ¿Disponemos de tiempo suficiente para tener una vida saludable? ¿Necesitamos desperdiciar tanto tiempo para desplazarnos a nuestros lugares de trabajo? ¿Atendemos a nuestro entorno familiar y social de forma adecuada?

La sociedad del consumo nos empuja a trabajar cada vez más para pagar bienes de consumo y servicios que podríamos producir por cuenta propia. Mantener una huerta con alimentos saludables y sin aditivos requiere tiempo. La atención a pequeñxs y mayores requiere tiempo. Hacer ejercicio físico requiere tiempo. El bricolaje requiere tiempo. Reutilizar y aprovechar objetos requiere tiempo. ¿De donde sacamos el tiempo, si destinamos cada vez más tiempo a desplazamientos innecesarios y al trabajo?

Si liberásemos tiempo para autoproducir nuestra propia alimentación, ropa, atender a nuestras familias y amistades, para destinarlo a nuestro desarrollo personal, etc. podríamos conciliar de una forma más adecuada nuestro tiempo personal y familiar. Desde un punto de vista feminista, podríamos denominar a esas tareas como economía reproductiva en oposición a la economía productiva remunerada por el mercado laboral.

En el informe de New Economics Foundation (21 hours), explican esta conciliación de la mano de Keynes. Este autor del 1930, proponía semanas laborales de 15 horas en un contexto social que redistribuyera el trabajo remunerado de forma equitativa y que destinara el tiempo restante a la atención de lxs pequeñxs y de otros miembros de la familia y amigos; a las relaciones sociales; al voluntariado; al aprendizaje y la educación; etc.

Para conseguir esa conciliación, necesitamos revalorar la economía reproductiva. Para ello es necesario que nuestros gobiernos impulsen esa economía, en lugar de inyectar dinero público en actividades mercantiles y promulguen la igualdad entre géneros en la distribución y remuneración del trabajo mercantil y el reproductivo. La OCDE ha desarrollado un indicador de “mejor vivir”.

Concluyo con la reflexión del Blog del activista e investigador ecologista: plantear una reducción drástica de las horas destinadas al trabajo mercantil es un ejercicio realista para reconciliar la protección del Planeta, la justicia social y la economía real.

Otros artículos relacionados:
Barragué Calvo, Borja "Desempleo y jóvenes: la propuesta de la reducción del tiempo de trabajo"
Universidad Autónoma de Madrid y miembro del Consejo de Redacción de Ecopolítica

2 comentarios:

Víctor (Dialogotomía) dijo...

Echa un vistazo a esto...quizás lo conozcas.
Decrecimiento y simplicidad voluntaria.
Está en francés. Los primeros segundos (10sg) no están subtitulados. El resto sí.
Habla de eso mismo que hablas tú.

http://www.youtube.com/watch?v=Kd6t9kf1OM4

El programa completo:

http://www.youtube.com/watch?v=mqHtywx09tg&feature=related

Cris Pérez-Vàzquez dijo...

¡Víctor! ¡No había visto tu comentario!

¡Sí! ¡Sí conozco el decrecimiento, a Serge Latouche, a Carlos Taibo, Jorge Riechmann, Paul Ariès, Didier Laurencin, François Schneider, Mauro Bonaiuti, Georgescu-Roegen...!

De hecho, ese vídeo que recomiendas está en el listado de películas del blog.