miércoles, mayo 16, 2012

10 razones por las que no queremos los alimentos genéticamente modificados


Con el rápido aumento reciente en los costes de los alimentos – lo cual afectó no sólo a los consumidores occidentales, sino también a los pobres y hambrientos en el tercer mundo- otra vez se están promoviendo los alimentos genéticamente modificados (GM) para alimentar al mundo. Esto no es más que un truco para crear un ambiente de confianza. Aparte de que simplemente no necesitamos más alimentos genéticamente modificados, hay razones importantes por las que existe una urgente necesidad de prohibirlos completamente:

  1. Los alimentos genéticamente modificados no resolverán la crisis alimentaria
  2. En 2008, un informe del Banco Mundial llegó a la conclusión que el aumento de la producción de agrocombustibles (biocombustibles) era la principal causa del aumento de los precios de los alimentos. El coloso de producción de productos para cultivos GM, Monsanto, tiene el liderazgo en el cabildeo de promoción de los agrocombustibles (plantas cultivadas para producir combustible en vez de alimentos), y se beneficia de la crisis alimentaria, utilizándola como una oportunidad para promover los alimentos transgénicos.

    “La crisis climática fue utilizada para la promoción de los biocombustibles, contribuyendo así a la creación de la crisis alimentaria. Y ahora la crisis alimentaria pes utilizada para hacer revivir la industria de los transgénicos”. Daniel Howden, corresponsal en África del periódico El Independiente.

    Continúa
    “(...) El peligro es que sus afirmaciones sobre el hecho de que los cultivos transgénicos van a resolver el problema de la sequía o la alimentación del mundo, es una estupidez». Profesor Denis Murphy, encargado del sector de Biotecnología en la Universidad de Glamorgan, País de Gales[3].



  3. Los cultivos GM no aumentan el potencial de rendimiento
  4. Pese a las promesas, los OGM no aumentan el potencial de rendimiento de los cultivos comerciales. (...) la soja GM, ha sufrido una reducción de sus rendimientos. “Aclarémoslo. Hasta el momento (2008), (...) no hay cultivos transgénicos en el mercado que estén diseñados para ser resistentes a la sequía, la reducción de la contaminación por nitratos (a causa de los fertilizantes) o la conservación del suelo. No hay ni una”. El profesor Doug Gurian-Sherman, un ex especialista en biotecnología de la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. y ex asesor sobre los OMG, de la Administración de Alimentos y Drogas.



  5. Los cultivos GM contribuyen al aumento del uso de herbicidas
  6. (...) “La promesa era que utilizaríais menos productos químicos y habría mayor rendimiento. Pero dejadme deciros que nada de esto es cierto”. Bill Christison, presidente de la U. S. National Family Farm Coalition.



  7. Hay mejores maneras de alimentar al mundo
  8. Un importante informe reciente, realizado por 400 científicos y patrocinado por la ONU y el Banco Mundial, que fue ratificado por 58 países, llegó a la conclusión de que los cultivos GM tienen poco que ofrecer a la agricultura mundial y los desafíos de la pobreza, del hambre y del cambio climático, ya que hay mejores alternativas disponibles.



  9. Otras tecnologías agrícolas son más exitosas
  10. El método de la gestión integrada de insectos dañinos, y otros métodos innovadores de bajo requerimiento de insumos o métodos orgánicos de control de plagas y aumento de los rendimientos, han demostrado ser muy eficaces, sobre todo en el mundo en desarrollo. Otras tecnologías de reproducción de plantas tales como Marker Assisted Selection (Selección Asistida por Marcadores), se espera impulsar la productividad agrícola mundial de una manera más eficaz y segura que los OGM.
    (...)



  11. No está demostrado que los alimentos GM sean seguros para el consumo
  12. La modificación genética es un mecanismo (...) con consecuencias imprevisibles. Los alimentos GM que surgen de este proceso han sido sometidos a pruebas nada estrictas de seguridad y no de largo plazo. También pruebas realizadas en alimentos para animales han demostrado efectos alarmantes para la salud. Ha sido publicado sólo un estudio sobre los efectos directos en los seres humanos de la alimentación con alimentos genéticamente modificados. En este se han detectado efectos inesperados en las bacterias del intestino, pero nunca continuó.

    “Estamos enfrentados a la tecnología más poderosa que el mundo haya conocido, y se ha desarrollado rápidamente y casi sin ningún estudio sobre sus consecuencias”. Dra. Suzanne Wuerthele, Agencia de Protección Ambiental de EE.UU., toxicóloga.



  13. OGM se cuelan en piensos sin el consentimiento del consumidor
  14. Carne, huevos y productos lácteos procedentes de animales alimentados con millones de toneladas de piensos importados a Europa sin ser etiquetados. Estudios han demostrado que cuando los animales alimentados con plantas GM, el GM material puede aparecer en los productos. Como está demostrado que los GM alimentos afectan la salud de los animales, el consumo de OGM, de este modo “encubierto” puede afectar la salud de las personas consumidoras.



  15. Nadie está controlando el impacto de los alimentos GM en la salud
  16. Se sostiene que desde hace años los estadounidenses están consumiendo alimentos GM alimentos sin que haya consecuencias negativas para su salud. Sin embargo, estos alimentos se comercializan en los EE.UU. sin estar etiquetados y nadie domina el tema de las consecuencias. En otros alimentos nuevos, como los ácidos grasos trans, tardamos unas décadas en darnos cuenta de que habían causado millones de muertes prematuras.




  17. Organismos genéticamente modificados y no genéticamente modificados no pueden coexistir
  18. La contaminación de los alimentos convencionales y ecológicos con OGM va aumentando. Una variedad de arroz no aprobada y genéticamente modificada, cultivada por sólo un año en experimentos en campos experimentales en EE.UU., contaminó extensamente la producción de arroz y reservas de semillas. En Canadá, la producción de canola orgánica ha sido destruida debido a la contaminación por respectivas variedades genéticamente modificadas. En España, un estudio mostró que el maíz GM “ha provocado una drástica reducción del cultivo orgánico de maíz y está haciendo que su coexistencia sea prácticamente imposible”.

    Ha llegado el momento de elegir una producción mundial de alimentos que se base en los OGM o no.
    “Si a algunas personas se les da la oportunidad de elegir cultivar, vender y consumir alimentos genéticamente modificados, pronto nadie va a tener la opción de los alimentos, o de una biosfera libre de OMG. Es un método de selección, igual que la introducción de conejos o unas especies de ranas en Australia: Una vez hecho esto, ya no se puede invertir “. Roger Levett, especialista en el desarrollo sostenible.

  19. No podemos confiar en las empresas
    Las grandes empresas biotecnológicas que promueven sus alimentos transgénicos, tienen un historial horroroso de contaminación tóxica y de engaño público. Los OGM les son atractivos debido a que, a través de la legislación de los patentes se les permite que el control monopólico de la producción mundial de alimentos. Hostigan e intimidan a los agricultores sólo por cometer ellos el “crimen” de guardar semillas patentadas o por el “robo” de genes patentados - aún cuando estos genes se hayan encontrado en el campo de los agricultores a través de contaminación accidental por el viento y los insectos.

    “Los agricultores han sido denunciados por tener OGM en su propiedad, que no comprado, no quieren tener, no van a usar y no pueden vender.”

2 comentarios:

Víctor (Dialogotomía) dijo...

Con esto pasará lo mismo que pasó con el tema de las vacas locas.
¿En qué cabeza cabe darle a un hervíboro piensos cárnicos?
Sólo a un loco se le ocurriría eso.
Al mal llamado ser humano.
Ser abominable, más bien.

Llegará un día en que suframos mutaciones o vete tú a saber qué y será achacable a la modificación genética de los alimentos.
No podemos alterar algo que la Naturaleza ha creado durante miles de millones de años.

Por mi parte trato de consumir todo ecológico y mientras en las etiquetas se nos informe y no se nos engañe, habrá una salida.

Cris Pérez dijo...

Los alimentos no están etiquetados adecuadamente. Las corporaciones evitan informar de temas que puedan cuestionar sus ventas. Debemos ejercer presión sobre las administraciones públicas para reclamar la alimentación que queremos.

En España existen cultivos de transgénicos y casi nunca nos enteramos de qué estamos ingeriendo...